Noticias

Harriet Lane SwStr - Historia

Harriet Lane SwStr - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Harriet Lane

Harriet Rebecca Lane era la sobrina y anfitriona oficial del presidente James Buchanan.

(SwStr: t. 600 (aprox.); A. 2 32-pdrs.)

Harriet Lane, construida para el Departamento del Tesoro por William E. Webb, fue lanzada en la ciudad de Nueva York en noviembre de 1857. Sirvió como cortadora de ingresos hasta que fue transferida temporalmente a la Marina a fines de 1858. Su nueva asignación la llevó a Paraguay con un escuadrón con la orden de Apoyar las discusiones del comisionado especial estadounidense James B. Bowlin con el dictador Carlos Antonio López sobre las reparaciones por los daños sufridos durante un ataque no provocado a Waterwitch por las fuerzas paraguayas el 1 de febrero de 1855. Esta demostración de poder marítimo rápidamente ganó a los Estados Unidos una pronta y respetuosa audiencia que 4 años de diplomacia no habían logrado. Paraguay se disculpó, pagó una indemnización para compensar a la familia de un marinero estadounidense muerto durante la pelea y firmó un nuevo tratado comercial que contiene disposiciones altamente ventajosas para los Estados Unidos. Ella prestó un servicio invaluable para sacar a sus otros barcos que encallaron repetidamente en las traicioneras aguas del río Pakana.

Al regresar a los Estados Unidos, Harriet Lane reanudó sus deberes formales como recortadora de ingresos. En septiembre de 1860 embarcó a Edward Albert, el Príncipe de Gales, el primer miembro de la Familia Real Británica en visitar los Estados Unidos, para pasar a Mount Vernon, donde plantó un árbol y colocó una corona en la tumba de George Washington.

Harriet Lane volvió a ser transferida a la Armada el 30 de marzo de 1861 para servir en la expedición enviada al puerto de Charleston, Carolina del Sur, para abastecer a la guarnición de Fort Sumter. Partió de Nueva York el 8 de abril y llegó a Charleston el 11 de abril. Al día siguiente hizo un disparo a través de la proa de Nashville cuando ese mercante apareció sin colores Volando. Nashville evitó más ataques al izar rápidamente la insignia de los Estados Unidos, pero 2 días después levantó el Palmetto Sag para comenzar su carrera como uno de los corsarios confederados más esquivos. Cuando el Mayor Anderson rindió Fort Sumpter el 13 de abril, Harriet Lane se retiró con sus barcos gemelos.

Su siguiente servicio importante se produjo el verano siguiente cuando se envió un grupo de trabajo contra Fort Clark y Fort Hatteras en las orillas exteriores de Carolina del Norte para verificar el bloqueo que se estaba ejecutando en el área. Los barcos zarparon de Hampton Roads el 26 de agosto de 1861 para esta primera importante operación anfibia combinada de la guerra. A la mañana siguiente, Harriet Lane, Monticello y Pawnee se deslizaron cerca de la costa para brindar apoyo directo a los desembarcos mientras los barcos más pesados ​​golpeaban los fuertes desde aguas más profundas. La última resistencia se apagó la tarde siguiente, dando un impulso muy necesario a la moral en el Norte desanimado un mes antes por la derrota en la Primera batalla de Bull Run. De mayor importancia fue el hecho de que esta operación combinada abrió las vías navegables interiores a los barcos de la Unión y dio al Escuadrón de Bloqueo del Atlántico Norte una base en las profundidades de las aguas del Sur.

Harriet Lane encalló mientras intentaba entrar en Pamlico Sound a través de Hatteras Inlet el 29 de agosto y sufrió graves daños mientras estaba en el bajío. La reflotaron a costa de su armamento, aparejos, provisiones de provisiones y todo lo demás a bordo que pudiera arrojarse por la borda para aligerar el barco. Las reparaciones temporales se completaron el 3 de septiembre, se dirigió a Hampton Roads y llegó el 8 de septiembre de 1861.

Harriet Lane zarpó el 10 de febrero de 1862 para unirse a Comdr. La Flotilla de Morteros de D. Porter en Key West, donde las unidades se estaban reuniendo para atacar los fuertes confederados en el delta del río Mississippi, debajo de Nueva Orleans. Comdr. Porter se embarcó en Washington. Durante su paso a Hampton Roads, Harriet Lane fue atacada por la batería confederada en Shipping Point, VA., Lo que causó tal daño a su rueda de babor que su partida hacia Key West se retrasó otros 2 días. El 24 de febrero, capturó la goleta confederada Joanna Ward frente a Florida.

La Flotilla de Morteros zarpó de Key West el 6 de marzo para comenzar la operación que privaría a la Confederación del uso de su mayor vía navegable interior. Harriet Lane, como buque insignia de Porter, estaba entre los barcos que se enfrentaron a Forts Jackson y St. Philip, que protegían a Nueva Orleans. Ella ayudó a proporcionar el intenso fuego que cubrió la atrevida carrera del oficial de bandera Farragut más allá de los fuertes el 24 de abril. "Nos apoyaste muy noble", escribió Farragut elogiando la acción de Porter. El 29 de abril, Harriet Lane navegó río arriba para aceptar la rendición de los fuertes río arriba. El éxito de este ataque abrió el camino para el movimiento de las fuerzas de la Unión transportadas por el agua, ahora libres para navegar río arriba para unirse a los que venían al sur de Illinois para formar una pinza que cortaría la Confederación.

Farragut ordenó a la Flotilla de Morteros a Ship Island el 1 de mayo, y Harriet Lane continuó hasta Pensacola, donde transportó al General de Brigada L. Gl. Las tropas de Arnold desde Fort Pickins hasta el otro lado de la bahía donde ocuparon Forts Barrartcas y McRee, Barancas Barracks y el Navy Yard que había sido abandonado por los Confederados. De vuelta en Ship Island para reparaciones el 30 de mayo, Harriet Lane se preparó para ascender el Mississippi con

Los botes de mortero de Porter para atacar a las baterías enemigas en los acantilados de Vicksburg, Mississippi, mientras Farragut pasaba por este baluarte del río para unirse al oficial de bandera Davis en un esfuerzo por despejar todo el valle de Mississippi de obstrucciones al envío de la Unión. Sin embargo, no se dispuso de suficientes fuerzas terrestres para tomar Vicksburg, lo que anuló el valor de su operación, y después de un frustrante encuentro con el nuevo ariete acorazado confederado Arkansas, Farragut volvió corriendo más allá de Vicksburg mientras Harriet Lane y sus naves hermanas en la Flotilla de Morteros nuevamente. cubrió el tablero bombardeando las baterías confederadas el 15 de julio.

Como sus barcos requerían reparaciones importantes y la mayoría de sus hombres estaban enfermos, Farragut ordenó a sus barcos que se reunieran en Pensacola. Después del deber de bloqueo en Mobile Bay, Harriet Lane zarpó hacia Galveston, Texas, que bombardeó y capturó, con la ayuda de Westfield, Owasco Clinton y Henry Janes, el 3 de octubre de 1862. Estaba en el puerto de Galveston cuando los confederados volvieron a tomar esa base 1 Enero de 1863; y, tras una amarga contienda en la que su capitán, Comdr. J. M. Wainwright y el oficial ejecutivo, el teniente Edward Lea, murieron, ella cayó en manos del sur. Después de servir en el Departamento de Marina de Texas del Ejército Confederado, fue vendida a T. W. House, quien la convirtió en una corredora de bloqueo llamada Lavinia. Finalmente escapó de Galveston el 30 de abril de 1864 y navegó hacia La Habana, donde fue internada. En 1867, después de la guerra, fue recuperada de Cuba, se convirtió en un aparejo de corteza; y renombrado Elliott Richie. Fue abandonada frente a Pernambuco, Brasil, el 13 de mayo de 1884.


Las muchas vidas del barco estadounidense Harriet Lane, que disparó el primer tiro de la guerra civil estadounidense

A última hora del día 11 de abril de 1861, el barco Nashville navegaba más allá del puerto de Charleston. La tripulación pudo ver una flota de barcos en la desembocadura del puerto. Había tensión en el aire. ¡De repente, una bocanada de humo salió de uno de los vapores de paletas! Una bala de cañón pasó saltando Nashville inclinarse. El capitán ordenó apresuradamente que se izaran los colores de Estados Unidos.

Al ver la bandera, el barco de vapor se volvió, sabiendo que no era un barco enemigo. los Nashville acababa de ver el primer disparo naval de la guerra civil estadounidense. El barco que lo disparó fue el cortador de ingresos de EE. UU. Harriet Lane . Continuaría teniendo una carrera histórica en la Guerra Civil, luchando en ambos lados del conflicto, hasta que se convirtió en una corredora del bloqueo.

los Harriet Lane se colocó en 1857, un vaporizador de paletas laterales bañado en cobre. Originalmente comprada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, fue transferida a la Marina por un breve período. los Harriet Lane Formaba parte de un escuadrón con destino a Paraguay. Fueron enviados para obligar a Paraguay a pagar una reparación por atacar por error a un barco de la armada estadounidense.

Mientras estaba con el escuadrón naval, Harriet Lane demostró ser invaluable como Reductora de Ingresos. Ella estuvo involucrada en remolcar y salvar los barcos navales de quilla más profunda cuando encalló en las aguas poco profundas alrededor de Paraguay. Después de esta expedición, regresó a los Estados Unidos para servir como Revenue Cutter.

El Escuadrón de Paraguay zarpó hacia Sudamérica para exigir reparaciones y disculpas a Paraguay por disparar contra un buque de la Armada de los Estados Unidos.

Con la Guerra Civil a punto de estallar, el Harriet Lane fue transferida a la Marina en marzo de 1861. Fue enviada para ayudar con el reabastecimiento de Fort Sumter durante la primera batalla de la Guerra Civil. El oficial del ejército de la Unión, el mayor Robert Anderson, había quedado varado allí con 85 hombres. La columna naval debía suministrar a las tropas o evacuarlas.

Desafortunadamente, cuando llegaron al puerto se dieron cuenta de que era demasiado peligroso acercarse. Las baterías confederadas a ambos lados del puerto los destruirían si lo intentaran. Se vieron obligados a esperar y finalmente observar mientras las baterías costeras confederadas abrían fuego contra el fuerte. La Guerra Civil había comenzado en serio. Cuando el mayor Anderson se rindió el día 13, la columna naval se retiró. Ahora estaban en guerra.

El bombardeo de Fort Sumter marcó el comienzo de la Guerra Civil estadounidense.

La siguiente acción para el Harriet Lane fue un reconocimiento en Pig Point, Virginia. Aquí enfrentó su primera acción, siendo atacada por una batería costera confederada. Después de batir una retirada apresurada, escapó con cinco tripulantes heridos. Su próxima acción resultaría más exitosa.

Se unió a un escuadrón de tres barcos, con destino a Hatteras Inlet, Carolina del Norte. La Unión había impuesto un bloqueo a gran escala de todos los puertos confederados. Esperaban sofocar a los estados secesionistas para que se sometieran. Cualquier bloqueo conducirá al bloqueo en ejecución. En agosto de 1861 el Harriet Lane, Monticello, y Pawnee fueron enviados en una salida desde Hampton Roads, Virginia, a los corredores de bloqueo que trabajaban en el área.

Mientras estaban fuera de Hatteras, también participaron en la primera operación de armas combinadas de la Guerra Civil: un desembarco anfibio para tomar Fort Hatteras y Fort Clark. Los grandes barcos de guerra estaban anclados a lo lejos, proporcionando apoyo general. los Harriet Lane con sus dos pequeñas naves hermanas proporcionaba disparos precisos y de corto alcance desde cerca de la costa. El desembarco fue un éxito y resultó ser un importante impulso moral para la Unión, que aún sufría una derrota en Bull Run, Virginia.

Más importante que los logros políticos, la Unión ahora tenía una base naval en las profundidades de las aguas del sur desde la que podían continuar su bloqueo.

La batalla de Hatteras Inlet, las tropas de la Unión aterrizan en primer plano, con Harriet Lane y otros barcos más pequeños que proporcionan fuego de apoyo cerca, con el buque naval más grande anclado en la bahía.

Después de encallar cerca de Hatteras, el Harriet Lane fue reacondicionado. Luego se unió a la Flotilla de Morteros del Comandante Porter de la Unión en Key West en febrero de 1862. La Unión tenía los ojos puestos en un gran premio: Nueva Orleans. Su captura permitiría a las tropas de la Unión moverse hacia el norte a lo largo del Mississippi, encontrándose con otras tropas de la Unión que marchaban hacia el sur desde Illinois. Esto dividiría a la Confederación en dos, con suerte traería un rápido final a la guerra.

Mientras que con la flotilla, el Harriet Lane fue elegida como el buque insignia, no solo por su potencia de fuego sino también por su velocidad. En Forts Jackson y St. Philips ayudó a proporcionar el apoyo de fuego intenso necesario para que otros barcos de la Unión se abrieran paso río arriba.

Durante los próximos 3 meses, el Harriet Lane patrullaron la costa norte del Golfo, apoyando las acciones de la Unión en la desembocadura del Mississippi y en Florida. El 30 de mayo apoyó un intento fallido para tomar Vicksburg, y nuevamente apoyó la retirada de Vicksburg, el 15 de julio. Desafortunadamente, su suerte estaba a punto de cambiar.

La captura de Nueva Orleans, con la flota de la Unión anclada en primer plano.

El 3 de octubre el Harriet Lane se unió a una flotilla que se dirigía a Galveston, Texas. Entraron en el puerto al día siguiente y silenciaron las baterías de la costa. El día 9, Union Marines entró en la ciudad y la capturó. los Harriet Lane permaneció en el puerto, protegiéndose del mar, para disuadir a los barcos confederados de intentar retomar Galveston.

El 1 de enero de 1863, los confederados llegaron por tierra. El general Magruder había reunido a las tropas confederadas en el área y marchaba hacia la ciudad.

Los soldados se abrieron paso rápidamente hasta el puerto, donde abrieron fuego contra los barcos de la Unión desde tierra. La flotilla de 6 barcos permaneció anclada, contraatacando en un intento de obligar a los confederados que asaltaban a retroceder.

Dos barcos confederados aparecieron al sur y se dirigieron a la batalla. Los dos barcos confederados, Neptuno y Bayou City, se encontró con un fuerte fuego de los barcos de la Unión, pero gracias a las baterías costeras confederadas, pudieron acercarse. los Neptuno estaba deshabilitado, pero el Bayou City Continuó avanzando. Ella finalmente embistió el Harriet Lane , empujándola a una lista pesada. los Bayou City Los marineros, junto con los soldados confederados de la costa, abordaron el barco de la Unión discapacitado y se produjo una pelea sangrienta. El Capitán y un Oficial Ejecutivo murieron aunque la tripulación del Harriet Lane luchó tenazmente. Por desgracia, fue en vano. Finalmente se sintió abrumada y capturada.

La captura final del Harriet Lane por tropas confederadas en el puerto de Galveston. Deletreaba el principio del fin de este valiente cortador.

Después de su captura, el Servicio Marítimo de Texas la utilizó como cañonera para la Confederación. Hubo dudas sobre la legalidad de su propiedad y si debería ser un premio o no. Para resolver esta confusión, la vendieron a la Armada Confederada, que la despojó de sus armas y la llenó de algodón, renombrándola Lavinia . Hizo una última y loca carrera hacia Cuba, solo para ser descubierta por un barco de la Unión, e internada en La Habana por el resto de la guerra.

los De Harriet Lane La historia es un ejemplo fascinante de las batallas navales más pequeñas de la Guerra Civil estadounidense. Luchó por toda la costa, tanto en el Atlántico como en el Golfo. Su destino final fue ciertamente demasiado mundano para el barco que disparó el primer disparo naval de la guerra.


Harriet Lane

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Harriet Lane, en su totalidad Harriet Rebecca Lane, también llamado Harriet Lane Johnston, (nacida el 9 de mayo de 1830 en Mercersburg, Pensilvania, EE. UU.; fallecida el 3 de julio de 1903, en el muelle de Narragansett, Rhode Island), primera dama estadounidense en funciones (1857-1861), sobrina del soltero James Buchanan, decimoquinto presidente de los Estados Unidos. Tanto por su popularidad como por su labor de promoción, se la ha descrito como la primera de las primeras damas modernas.

Harriet Lane era la hija menor de Elliott Tole Lane, un comerciante, y Jane Buchanan Lane. Huérfana tras la muerte de su padre cuando ella tenía 11 años (su madre había fallecido dos años antes), solicitó que su tío favorito, James Buchanan, fuera nombrado tutor legal. Buchanan, un senador demócrata soltero de Pensilvania, complació a su sobrina y a su hermana, inscribiéndolas en internados en Charleston, Virginia (más tarde Virginia Occidental), y luego en la Academia del Convento de la Visitación en la sección de Georgetown de Washington, DC. Fue nombrada ministra en Gran Bretaña en 1853, lo acompañó a Londres y recibió una atención considerable por su belleza y vivacidad; la reina Victoria incluso le otorgó el rango de esposa de embajador. Aunque hubo informes de varias propuestas, regresó a los Estados Unidos sin casarse en 1855.

Aclamada por la prensa como la "Reina Demócrata", Harriet fue una anfitriona popular durante los cuatro años de la presidencia de Buchanan. Las mujeres le copiaron el peinado y la ropa, los padres le pusieron el nombre de sus hijas y se le dedicó una canción popular (“Escucha al ruiseñor”). Mientras estuvo en la Casa Blanca, usó su puesto para promover causas sociales, como mejorar las condiciones de vida de los nativos americanos en las reservas. También se propuso invitar a artistas y músicos a las funciones de la Casa Blanca.

Al final del mandato de Buchanan, la crisis seccional había empeorado (siete estados se habían separado cuando Buchanan dejó el cargo en 1861) y Harriet se retiró feliz de la vida pública para regresar a Pensilvania. Con la aprobación de su tío, se casó con el banquero Henry Elliott Johnston el 11 de enero de 1866. Sin embargo, su vida personal se vio empañada por la muerte de sus dos hijos cuando aún eran adolescentes y por la muerte de su esposo poco tiempo después. Dejó Wheatland, la finca de Pensilvania que había heredado de su tío, y se mudó de nuevo a Washington, donde se involucró en proyectos para cuidar a los niños necesitados y aumentar el aprecio por las bellas artes. Ella legó su colección de arte para ayudar a fundar la Colección Nacional de Bellas Artes (parte de las Galerías de Bellas Artes y Retratos de la Institución Smithsonian), y su ejemplo alentó a otros a donar también. También deseó una gran suma para dotar de una instalación para niños, ahora conocida como la Clínica Harriet Lane, en el Hospital Johns Hopkins en Baltimore, Maryland.

Murió de cáncer en 1903 y fue enterrada en el cementerio de Greenmount en Baltimore.


Historia de nuestro programa

Abrimos en 1912 como The Harriet Lane Home for Invalid Children, el primer hospital pediátrico del país afiliado a una institución de investigación académica, Johns Hopkins. El banquero de Baltimore Henry Johnston y su esposa Harriet Lane legaron nuestros fondos de fundación en memoria de sus hijos, que murieron en la infancia de fiebre reumática. En 1930, nuestros médicos habían descubierto que las sulfonamidas podían prevenir su devastación cardíaca fatal.

Durante casi un siglo, hemos superado los límites de la medicina pediátrica estadounidense y hemos desarrollado una atención de clase mundial para los niños más enfermos y sus familias. Visite aquí a menudo para obtener más información sobre nuestra revolucionaria marca de medicina y la dedicación, innovación y brillantez de aquellos en quienes se fundó.

Programa de residencia pediátrica de Harriet Lane

El Harriet Lane Home for Invalid Children, predecesor del Johns Hopkins Children's Center, abrió sus puertas en 1912. En ese momento, el programa de residencia de Harriet Lane consistía en solo uno o dos pasantes, y el número de visitas diarias era de alrededor de 30. Clases para residentes de hoy han aumentado de 27 a 28 miembros por clase. Más de 1.300 pediatras se han capacitado aquí desde el inicio del programa.


Primera dama sustituta & # 8211 Harriet Lane

James Buchanan (1857-1861) fue el único presidente soltero. Pero no fue el primer presidente en ingresar a la Casa Blanca sin una esposa para actuar como anfitriona oficial. Otros presidentes habían sido viudos o tenían esposas demasiado enfermas para desempeñar el riguroso papel de anfitrionas de la Casa Blanca. El primero fue Thomas Jefferson (1801-1809), quien hizo que Dolley Madison, la esposa de su secretaria de Estado, actuara como anfitriona oficial. La esposa de Andrew Jackson había muerto entre las elecciones y el día de la investidura. Usó a su sobrina como su anfitriona oficial.

Entonces, cuando el soltero Buchanan se mudó a la Casa Blanca, la idea de una anfitriona oficial sustituta no era nada nuevo. Buchanan llamó a su sobrina de veintisiete años, Harriet Lane, para que fuera la anfitriona oficial de la Casa Blanca durante su mandato.

Harriet Lane nació en 1830. Sus padres murieron cuando ella era una niña, y Buchanan asumió su tutela en 1840, mientras se desempeñaba como senadora de los Estados Unidos. Harriet tenía 27 años cuando Buchanan se mudó a la Casa Blanca. Harriet llegó a la Casa Blanca con una gran experiencia social.

Cuando era niña, Harriet asistió a un internado exclusivo en Georgetown, mientras que su tío se desempeñaba como secretario de Estado en el gabinete del presidente Polk. Harriet visitó la Casa Blanca y una vez se tomó una foto (entonces una novedad única) en el Pórtico Sur de la Casa Blanca con los Polks y algunos amigos, incluida Dolley Madison. Harriet era una estudiante brillante, pero tenía poca utilidad para la escuela o las reglas estrictas. De espíritu libre, hubiera preferido estar en una fiesta en la Casa Blanca que en un salón de clases. En una carta a su tío, ella escribió que preferiría estar con él para asistir a bailes y fiestas. Él respondió: “Después de que su educación haya sido completada y su conducta aprobada por mí. . . Estaré muy feliz de poder ayudarlo a presentarle el mundo de la mejor manera ".

Por más firme que Buchanan tratara de ser con su sobrina, ella tenía "Nunc" envuelto alrededor de su dedo meñique. No podía negarle nada. Cuando fue a Inglaterra como ministro de la Corte de St. James en 1853, ella comenzó a escribirle cartas pidiéndole que le permitiera unirse a él. En menos de un mes, estaba de camino a Inglaterra para visitarla.

Poco después de llegar, Harriet fue presentada a la reina Victoria. Se presentó ante la Reina con un vestido hecho con 100 yardas de encaje blanco, con la cabeza coronada por diamantes y plumas de avestruz. Rápidamente se convirtió en una gran favorita de la Reina, quien rompió con la tradición y otorgó a Harriet el rango social de esposa de un ministro.

La reina no estaba sola en su admiración por la vivaz joven Harriet. Al menos un anciano caballero titulado propuso matrimonio, y la reina alentó abiertamente a Harriet a aceptar y permanecer en Inglaterra. Pero Harriet rechazó tanto la oferta como el consejo y regresó a los Estados Unidos, donde su tío finalmente había sido elegido presidente después de una larga carrera en la Casa Blanca. Su experiencia en la sociedad de Washington y en la corte de St. James de la reina Victoria le proporcionó una experiencia y una habilidad considerables como anfitriona social. Su primo, Buck Henry, que también trabajaba para Buchanan en la Casa Blanca, escribió que Harriet tenía una “aptitud y tacto naturales” desarrollados por su experiencia en Londres, donde había manejado “tales detalles” para su tío mientras él era ministro.

En la inauguración, la prensa describió a Harriet como la "Reina Demócrata" y, en muchos sentidos, actuó como una miembro de la realeza. La esposa de un congresista sureño describió la gestión de Harriet en la Casa Blanca como "el más alto grado de elegancia". La mayoría estuvo de acuerdo en que la capital nunca había sido más alegre que en los años de Harriet Lane, a pesar de las tensiones planteadas por el inminente conflicto de la Guerra Civil.

La popularidad de Harriet era asombrosa y recordaba mucho a las primeras damas más modernas. Toda la nación quedó prendada de su juventud, vitalidad y encanto. Un contemporáneo la juzgó como la combinación perfecta de "deferencia y gracia". Un cortador de la Guardia Costera de los Estados Unidos recibió su nombre, los escotes bajaron en respuesta a su moda principal y la popular melodía "Listen to the Mockingbird" estaba dedicada a ella. Es la primera ocupante de la Casa Blanca a la que se le atribuye el mérito de tener una canción dedicada a ella.

Su popularidad también provocó algunos problemas potenciales. A Harriet le ofrecieron y le enviaron muchos regalos. El presidente Buchanan le había advertido que no aceptara los más caros debido a la apariencia de incorrección. Una de las historias contadas decía que un joven admirador de Harriet había recogido algunas piedras y las había convertido en un brazalete para ella. Añadió algunos diamantes para hacer que el brazalete fuera más atractivo para Harriet.

Harriet se dio cuenta de que el presidente se opondría a que se quedara con un obsequio tan caro. Esperando hasta que su tío estuviera de buen humor una noche, preguntó si podía quedarse con algunos "guijarros" que le habían dado. Le dijo que podía quedarse con los guijarros. Cuando Harriet contaba esa historia en años posteriores, les recordaba a sus oyentes que "Los diamantes son guijarros, ¿sabes?".

Tales historias sobre la inocencia juvenil de Harriet y su insistencia en salirse con la suya podrían haber causado cierta vergüenza, pero no fue así. La prensa y el público complacieron a la ingenua a la cabeza de la "sociedad femenina". Pero había un lado más serio del papel de Harriet en la Casa Blanca.

Incluso antes de que su tío fuera elegido presidente, Harriet había asumido un papel en la política sin precedentes. No era aceptable que las mujeres participaran en campañas políticas, pero Harriet se reunió con un destacado líder político de Pensilvania para promover la candidatura presidencial de su tío. Se salió con la suya por su juventud, su belleza y probablemente porque encantó al político en cuestión.

Una vez en la Casa Blanca, utilizó su puesto para ayudar a la gente. Como Primera Dama en funciones, usó su cargo para apoyar y promover causas filantrópicas como la reforma de hospitales y prisiones, y mejores condiciones para los indígenas. Muchas personas que sentían que no podían obtener ayuda en ningún otro lugar a menudo recurrían a Harriet. Sus documentos personales indican que a menudo trataba de conseguir ayuda para quienes la solicitaban. Es interesante notar la gratitud de los indígenas que buscaron su ayuda. Muchas hijas indias de ese período se llamaron Harriet por gratitud y respeto. A menudo ayudaba a conseguir trabajos para amigos y mezclaba artistas con políticos en funciones de la Casa Blanca para dar más importancia a los asuntos culturales. Fue Harriet Lane quien instituyó las noches de conciertos en la Casa Blanca. Su interés personal por las artes se demuestra por el hecho de que más tarde dejó su propia colección de arte a la Galería de Arte Corcoran. Su colección, junto con otras, se convirtió en la base de la Colección Nacional de Bellas Artes del Smithsonian. Lo más destacado de su tiempo en la Casa Blanca fue la visita en 1860 del Príncipe de Gales, el futuro Rey Eduardo VII. Uno de los eventos memorables fue un crucero nocturno por el río Potomac a bordo del U.S.S. Harriet Lane, el barco de la Guardia Costera que lleva su nombre.

Inevitablemente, la prominencia y la popularidad de Harriet llevaron a acusaciones de que influyó en el presidente, y muchos creyeron que él escuchó atentamente sus consejos. Sarah Agnes Pryor, una escritora que comentó sobre personalidades de Washington, dijo que Harriet era la "confidente de su tío en todos los asuntos políticos y personales". La astucia política de Harriet fue especialmente valiosa durante los últimos meses tormentosos de Buchanan en el cargo.

Después de dejar la Casa Blanca, Harriet no eligió una vida política para sí misma, aunque fácilmente podría haberlo hecho. Se casó con un banquero llamado Henry Johnston y tuvieron dos hijos, James Buchanan Johnston, nacido en 1866 y Henry Elliot Johnston, nacido en 1870.

Su vida posterior detuvo muchas tragedias para Harriet. Su tío murió en 1868. En 1881, su hijo mayor murió de fiebre reumática a la edad de 14 años. En 1882, su otro hijo murió de la misma enfermedad a la edad de 13 años. En 1884, su esposo murió repentinamente de neumonía. Harriet vendió Wheatland, la propiedad de James Buchanan heredada después de su muerte, y la casa familiar en Baltimore. Se mudó a Washington, D.C., donde pasó el resto de su vida trabajando para diversas causas filantrópicas y los círculos sociales de la capital que tanto amaba. Harriet Lane murió de cáncer en 1903.

Una de sus causas fue el Hogar Harriet Lane para niños inválidos en Baltimore, que ella y su esposo habían establecido después de la muerte de sus dos hijos, con el único propósito de cuidar a niños con enfermedades crónicas. Esta fue la primera institución de pediatría estadounidense. Desde entonces se ha convertido en el centro de enseñanza e investigación de pediatría de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins.

El historial de Harriet Lane como anfitriona de la Casa Blanca indica que ella jugó un papel mucho más importante que el que normalmente habría jugado una dama de su tiempo. Su notable popularidad, su experimentación con campañas detrás de escena, su uso de su puesto para ayudar tanto a amigos como a extraños necesitados, y su apoyo a las artes, la hacen sonar como una Primera Dama más moderna y reciente.


Esther "Miss Hetty" Parker

Nacida el 25 de febrero de 1805, Esther “Miss Hetty” Parker fue hija única cuya madre murió cuando ella era muy pequeña. Mientras estaba siendo criada por parientes en Roxborough, Pensilvania, el padre de Esther se volvió a casar y tuvo una hija y dos hijos en el área de Nueva Jersey.

La señorita Hetty finalmente llegó a Lancaster para trabajar para su tío Edward Parker, propietario de la taberna White Swan. Mientras trabajaba allí, conoció a James Buchanan, que residía cerca de East King Street en ese momento. En 1834, Buchanan contrató a la señorita Hetty para que trabajara como su ama de llaves, puesto que ocuparía durante los siguientes 34 años hasta la muerte de Buchanan. Viajando con Buchanan y su familia desde la casa en East King Street hasta Wheatland & # 8212 e incluso la Casa Blanca por un breve período de tiempo & # 8212, Miss Hetty se convirtió en un miembro valioso de la familia, asumiendo el papel de anfitriona, asistente y enfermera ocasional. Siempre estaba presente en la mesa durante las reuniones para las comidas y, como recordaba Buck Henry, era la única persona que podía regañar a James Buchanan sin reproche. Buck Henry también señaló que su vigilancia y su economía sabia ayudaron a mantener Wheatland y a hacer crecer la moderada fortuna de James Buchanan a lo largo de los años. Después de la muerte de Buchanan, la señorita Hetty construyó su propia casa en West Orange Street en Lancaster City. Regresó a Wheatland unos años después del fallecimiento de Buchanan para ser bautizada bajo la fe bautista en el manantial de agua dulce de la propiedad. Tanto Harriet Lane Johnston como Buck Henry asistieron a su bautismo. Murió a la edad de 94 años el 2 de febrero de 1899.

¿Por qué ninguna imagen de la señorita Hetty? Hasta donde sabemos, no sobrevive ninguna imagen de la señorita Hetty. A lo sumo, LancasterHistory tiene una imagen de su hermana, Harriet Parker, y puede suponer que se parecía a su hermana.


Las muchas vidas de un recaudador de ingresos de la Guerra Civil de EE. UU. Que estuvo presente al comienzo de la Guerra Civil

A última hora del día 11 de abril de 1861, el barco Nashville navegaba más allá del puerto de Charleston. La tripulación pudo ver una flota de barcos en la desembocadura del puerto. Había tensión en el aire. ¡De repente, una bocanada de humo salió de uno de los vapores de paletas! Una bala de cañón pasó saltando Nashville inclinarse. El capitán ordenó apresuradamente que se izaran los colores de Estados Unidos.

Al ver la bandera, el barco de vapor se volvió, sabiendo que no era un barco enemigo. El barco que había disparado era el cortador de ingresos de EE. UU. Harriet Lane . Continuaría teniendo una carrera histórica en la Guerra Civil, luchando en ambos lados del conflicto, hasta que se convirtió en una corredora del bloqueo.

los Harriet Lane se colocó en 1857, un vaporizador de paletas laterales bañado en cobre. Originalmente comprada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, fue transferida a la Marina por un breve período. los Harriet Lane Formaba parte de un escuadrón con destino a Paraguay. Fueron enviados para obligar a Paraguay a pagar una reparación por atacar por error a un barco de la armada estadounidense.

Mientras estaba con el escuadrón naval, Harriet Lane demostró ser invaluable como Reductora de Ingresos. Ella estuvo involucrada en remolcar y salvar los barcos navales de quilla más profunda cuando encalló en las aguas poco profundas alrededor de Paraguay. Después de esta expedición, regresó a los Estados Unidos para servir como Revenue Cutter.

Con la Guerra Civil a punto de estallar, la Harriet Lane fue transferida a la Marina en marzo de 1861. Fue enviada para ayudar con el reabastecimiento de Fort Sumter durante la primera batalla de la Guerra Civil. El oficial del ejército de la Unión, el mayor Robert Anderson, había quedado varado allí con 85 hombres. La columna naval debía suministrar a las tropas o evacuarlas.

El Escuadrón de Paraguay zarpó hacia Sudamérica para exigir reparaciones y disculpas a Paraguay por disparar contra un buque de la Armada de los Estados Unidos.

Desafortunadamente, cuando llegaron al puerto se dieron cuenta de que era demasiado peligroso acercarse. Las baterías confederadas a ambos lados del puerto los destruirían si lo intentaran. Se vieron obligados a esperar y finalmente observar mientras las baterías costeras confederadas abrían fuego contra el fuerte. The Civil War had begun in earnest. When Major Anderson surrendered on the 13th the Naval column withdrew. They were now at war.

The bombardment of Fort Sumter, this marked the beginning of the American Civil War.

The next action for the Harriet Lane was a reconnaissance at Pig Point, Virginia. Here she faced her first action, being fired upon by a Confederate shore battery. After beating a hasty retreat, she escaped with five wounded crew. Her next action would prove more successful.

She joined a squadron of three ships, bound for the Hatteras Inlet, North Carolina. The Union had imposed a full-scale blockade of all Confederate ports. They were hoping to choke the secessionist states into submission. Any blockade will lead to blockade running. In August 1861 the Harriet Lane, Monticello, y Pawnee were sent on a sortie from Hampton Roads, Virginia, to blockade runners working in the area.

A line drawing of the Harriet Lane

While off the Hatteras they also participated in the first combined arms operation of the Civil War: an amphibious landing to take Fort Hatteras and Fort Clark. The large naval ships sat far out at anchor providing general support. los Harriet Lane with her two small sister ships provided close range, accurate gunfire from just offshore. The landing was a success and proved to be a significant morale boost for the Union, who were still suffering from a defeat at Bull Run, Virginia.

More importantly than the political gains, the Union now had a Naval base deep in southern waters from which they could continue their blockade.

The Battle of Hatteras Inlet, Union Troops land in the foreground, with Harriet Lane and other smaller ships providing supporting fire close in, with the larger Naval vessel anchored out in the bay.

After running aground near Hatteras the Harriet Lane was refitted. She then joined Union Commander Porter’s Mortar Flotilla at Key West in February 1862. The Union had their eyes set on one great prize: New Orleans. Its capture would allow Union troops to move north along the Mississippi, meeting other Union troops marching south from Illinois. This would split the Confederacy in two, hopefully bringing a quick end to the war.

While with the flotilla, the Harriet Lane was chosen as the flagship, not only for her firepower but also for her speed. At Forts Jackson and St. Philips she helped provide the intense fire support necessary for other Union ships to break through, up the river.

For the next 3 months, the Harriet Lane patrolled the northern Gulf coast, supporting Union actions at the mouth of the Mississippi and in Florida. On May 30 she supported a failed push to take Vicksburg, and again supported the retreat from Vicksburg, on July 15. Unfortunately, her luck was about to change.

The capture of New Orleans, with the Union Fleet at anchor in the foreground.

On October 3rd the Harriet Lane joined a flotilla headed for Galveston, Texas. They entered the harbor the next day and silenced the shore batteries. On the 9th, Union Marines entered the city itself, capturing it. los Harriet Lane remained in the harbor, protecting from the sea, to deter Confederate ships from trying to retake Galveston.

On January 1st, 1863, the Confederates came – by land. General Magruder had rallied Confederate troops in the area and was marching towards the city.

The soldiers quickly fought their way to the harbor, where they opened fire on the Union ships from the land. The 6 ship flotilla remained at anchor, firing back in an attempt to force the assaulting Confederates back.

Two Confederate ships appeared to the south and steamed towards the battle. The two Confederate ships, Neptuno y Bayou City, met with heavy fire from the Union ships, but thanks to the Confederate shore batteries, were able to get in close. los Neptuno was disabled, but the Bayou City continued steaming forward. She finally rammed the Harriet Lane , pushing her into a heavy list. los Bayou City sailors, along with Confederate soldiers from the shore, boarded the disabled Union ship and a bloody fight ensued. The Captain and an Executive Officer were killed although the crew of the Harriet Lane fought tenaciously. Alas, it was to no avail. She was finally overwhelmed and captured.

The final capture of the Harriet Lane by Confederate troops in Galveston Harbor. It spelled the beginning of the end for this valiant cutter.

After her capture, she was put to use by the Texas Maritime Service as a gunboat for the Confederacy. There were questions about the legality of her ownership and whether or not she should be a prize. To solve this confusion they sold her to the Confederate Navy, who stripped her of her guns and filled her hold with cotton, renaming her Lavinia . She made one final mad dash for Cuba, only to be discovered by a Union ship, and interned in Havana for the remainder of the war.

los Harriet Lane’s story is a fascinating example of the smaller naval battles of the American Civil War. She fought all down the coast, in both the Atlantic and the Gulf. Her eventual fate was certainly too mundane for the ship which fired the opening naval shot of the war.


The Escape of the Harriet Lane through the Union blockade of Galveston.

My Grandfather's account of the escape of the Harriet Lane through the Union blockade of Galveston. The letter is addressed to "Friend Phillips" the then editor of the North AdamsTranscript, North Adams, Massachusetts. On board U. S. Steam Sloop "Lackawanna" Off Galveston, May 1864 Friend Phillips:

You have doubtless ere this heard of the unfortunate event that has transpired upon this station, namely: the 'running out' of the late U.S. Steamer "Harriet Lane", through the Blockading Fleet here, and although I cannot deny that this occurred through neglect upon the part of some here, and that the blame, unjustly it is true, will eventually fall upon the whole Fleet, still, in justice to myself and the noble ship in which I now am, I cannot feel willing to have those, who have known me from by boyhood, think that it happened through a lack of care or patriotism upon the part of my Commander, my shipmates of myself, or any defect in our gallant vessel. I have therefore taken this my first opportunity since then to send you a plain unvarnished statement of the events that transpired on the night of the 30th of April, trusting that you may soon find it convenient to insert the same in the columns of your able paper.

The U. S. Steam Sloop "Lackawanna:, Capt. J. B. Marchend, left the Blockading Fleet of Mobile, March 4th 1964, for the purpose of becoming the Flagship to the Squadron on the Coast of Texas. Before leaving Mobile, Captain Marchand was especially enjoined by Admiral Farragut, then in the"Hartford" at that station, to look out particularly for the "Harriet Lane", which was known to be loading in Galveston Bay for the purpose of running the Blockade. Upon the capture of her, he said, the Navy Department was determined to risk everything and he sent the "Lackawanna" there as being the fleetest steamer in the Gulf. He, Captain Marchand, was to allow no outside considerations to influence him in the vigorous persecution of this particular duty, and he was on no account to leave his station and give chase to any vessel that was not in all probability the one so coveted. The "Lackawanna" arrived off Galveston March 11th and Captain Marchand took charge of the Squadron on the ensuing 15th. On our way down we made 10 knots, or miles, per hour under easy steam, 9 fires out of 14, and sail and everything worked admirably, while with the same steam alone and wind ahead we made 7 and 8 knots for hour after hour in succession. In fact I never saw machinery or a vessel perform better, and all on board were loud in her praises. As soon as he had taken charge, our Captain, mindful of his orders, consulted his Pilot and stationed his Fleet.

It was supposed that the "Lane" would run out of either the Main Ship Channel or the one next to it called the Cylinder Channel, for she drew 10 1/2 feet of water when in the U. S. Navy, and although her battery had been removed, it was reasonable to suppose that her cargo would amount to nearly half the same weight and give her nine feet draft of water. This would prevent her going out of any channel but the ones supposed, and at the entrance of the Main Ship Channel, we, being the heaviest ship in the Fleet and drawing 16 feet, were stationed. The gunboats, some five in number, and drawing about 10 feet each, were stationed at the various other channels leading away from the main entrance, some three miles wide, out to the sea, and strict orders were given them if they saw a steamer running in, or more particularly running out, that they should immediately notify the Flagship of it and the direction she was steering, by means of night signal lights and rockets, which had been agreed upon. They were in fact to act as sentinels guarding the various avenues to the bay, and were to notify the commanding Officer of the first advance of a superior force. These Gunboats were not to be relied upon in the chase of a steamer, for the best of them will steam barely 8 knots with a head wind, the favorite course for the Blockade runners when pursued, and it is a poor Blockade runner on this coast now that cannot steam eleven and twelve knots. These facts our Captain well knew and depended upon his own ship entirely to perform this duty, for he knew from experience that she could, if driven, steam twelve and even more, but he could not guard all the channels that led into the Bay. This unfortunately he was obliged to entrust to others and thus upon their obedience to his orders depended the success of the whole plan of operations.

Our Station, at the entrance of the Main Ship Channel, was about four miles from the city of Galveston and almost due East from it. From our decks, in the daytime, the city was plainly to be seen, as well as quite a portion of the shipping inside, the "Lane" among the rest. Here we lay and watched for about two months without scarcely an event of note transpiring until the 30th of April, when that for which we had so looked took place. The day had been foggy with occasional showers of rain, and in the afternoon we had been favored with a thunder storm. The night set in dark and cloudy, and the word was passed on deck "to look out sharp for the Harriet Lane".

At about 9 P. M. I went on deck to enjoy my evening cigar and whilesmoking, I noticed that there had been a change in the weather. The storm appeared to be blowing to the Southard and Westard and the greater part of the Heavens the stars had appeared, but toward the land all was black asink for the cloud still hovered over it and in the Southwest an occasional flash of lightning could be seen, very small, and followed sometimes by a low peal of thunder. "What a fine night for the 'Lane' to run out", said I to an Officer near by. "Yes", replied he, "she could run tonight, if ever." And by a strange coincidence at that very moment under the dark shadow of the land, by a channel close in shore, she was silently steaming out to sea. I finished my cigar and going below turned in, but hardly was I asleep when I was awakened by a commotion in the "Ward Room" and I heard some one say that guns had been heard in the Southwest. I turned out and went on deck to see what the excitement was about. I found many of the Officers there and among them the Captain.

Every thing was in readiness to "slip the chain" and get under way immediately, but as yet no signal for a "Steamer running out" had been made by any Gunboat on the inshore stations. Nothing could be seen from our decks and there was, of course, no reason for our leaving our station. Soon there was a flash followed by another and then came the two succeeding reports. It looked and sounded like the explosion of a gun and a loaded shell, but it might also have been two of those flashes of lightning I have mentioned before. All looked anxiously for the desired signal but none could be seen. Without it we could not move, for a mistake at such a time as this would be fatal to the general plan.

Another gun was heard, but still we looked in vain for the signal light. None had been or was made that night unless the guns may be considered as such. Firing a gun, however, at night in this Blockading Fleet was no signal to us, since it might have been fired to "heave to" a schooner or fishing smack as well as a steamer, and in the former case we were, of course, not interested. All on deck were anxious to get under way and go out in the direction of the firing, for all seemed to feel that some steamer was running out and in all probability the "Lane".

In the engine room all preparations for starting were quietly made that the judgment could suggest, and one look into the fire room showed splendid fires and plenty of steam. The men stood around the chain expecting the word to "slip"every moment, while all not thus engaged were eagerly looking into the darkness for the signal light. Minute succeeded minute and it came not and when finally a quarter hour had passed it was given up by all as being too late now and nearly all went below that were not on duty. Some few remained to talk the matter over, myself among the number. The majority thought that a steamer had run and that a gunboat, probably the "Katahdin" in chase had fired at her. Some thought that it was a schooner or the gunboat would have made signals. But the guns had been fired all often miles away from the station of any gunboat at either of the channels. Could it not have been an "Army transport" on her way down the coast to the "Rio Grande" firing to "heave to" some vessel? In fact all was doubt and uncertainty and we finally concluded to wait and see what the day light would disclose. Few there were of us indeed that went to bed satisfied on that eventful evening.

Morning came and with it sad disclosures. Galveston Bay was clear of shipping as far as could be seen from our masthead and the Gunboat "Katahdin" was gone from her station and out of sight as well. She it was then that had fired the guns, so much was settled, but had the "Lane" gone? In all probability she had, but she might have gone up the Bay out of sight as a blind to make us think that she was gone and thus disarm our vigilance. We could not think that she had run without being seen by the "Katahdin", which lay within a mile and a half of shore and right in the center of the inshore channel, and had she been seen by her, would not her Captain have made signals? He was gone, but after a schooner probably, for he burned no lights to show that a steamer had passed him. Thus we reasoned and hoped almost against hope all that day, all the next, and part of the next until the "Katahdin" came sailing in like a lame duck as she was, for her coal was all gone. Her report, made as she passed our stern, buy her Captain through a speaking trumpet was "Have been in chase of the "Harriet Lane" and "Matagorda". Lost both last Sunday night off the coast of Louisiana. Will come on board soon."


Top 5 Prospects at Pitcher (2021 Fantasy Baseball)

Sixto Sanchez is just scratching the surface and has upside for more.

This year’s top-five pitching prospects features a pair of starters I’ve ranked inside my top-40 and three more within the top-70. The top duo’s separated by only one spot in my fantasy pitcher re-draft rankings, and they’re best viewed as one and 1A here. All five hurlers pitched in the bigs last year, and they all have the upside to make waves in re-draft leagues this year.

5. Triston McKenzie (CLE)
McKenzie didn’t pitch at all in 2019 due to injury. He flashed his upside for Cleveland in 2020 despite the lost year of development. McKenzie dazzled in his debut, holding the Tigers to one run on two hits, one walk, and 10 strikeouts in six innings. His overall line was eye-catching, too.

He tallied a 3.24 ERA, 3.25 SIERA, 0.90 WHIP, 7.1 BB%, 33.1 K%, and 12.4 SwStr% in 33.1 innings, per FanGraphs . The youngster started his first six games before concluding his 2020 campaign with a pair of relief appearances. McKenzie’s numbers without context would warrant a higher rank in this space.

McKenzie’s upside’s immense, as evidenced by his work last year, but his injury history and decreasing velocity in each of his starts need to be baked into his ranking. McKenzie’s SP52 ranking and 165.3 average draft position (ADP) overall are a little rich for my blood as I have him ranked as SP62. He has top-50 SP upside.

4. Nate Pearson (TOR)
Pearson has more electric stuff than McKenzie, but he also carries injury risk. The flame-throwing righty pitched 18.0 innings spread across five appearances (four starts). He was placed on the injured list after four starts with elbow stiffness . However, Pearson threw top-shelf cheddar out of the pen with an average velocity of 99.1 mph in his regular-season relief appearance, according to FanGraphs, when he returned from injury.

A currently healthy Pearson’s bat-missing arsenal is enticing. He backs his heater that MLB Pipeline grades as an 80 on the 20-to-80 scouting scale with a plus slider, changeup, and curve. His curve generated a 16.0 SwStr%, the slider was even better with a 17.2 SwStr%, and Pearson’s changeup led the way with a 20.0 SwStr%.

Pearson’s 19.8 K% feels light for his swinging-strike percentages on his arsenal, and his 16.0 BB% is dreadful as well. Both are outliers compared to his work in the minors. I’m bullish on Pearson’s odds of building on his flashes of excellence. I have him ranked one spot higher than McKenzie as my SP61.

3. Deivi Garcia (NYY)
Garcia ranks two spots ahead of McKenzie and directly in front of Pearson as my SP60. His 4.98 ERA in six starts totaling 34.1 innings for the Yankees last year was nothing to write home about, but his 4.21 SIERA suggests he suffered from some bad luck. Garcia took a big step forward from his minor-league days in the control department, walking only 4.1% of the batters he faced.

He also struck out a respectable 22.6% of the batters he faced, but an 11.3 SwStr% that’s identical to last year’s league average could portend to more punchouts. The 21-year-old pitcher has a four-pitch mix, with three of those offerings generating a 14.3 SwStr% or better. Garcia also posted gaudy strikeout rates in the minors. He should help fantasy squads in punchouts, could help in WHIP if his control gains stick, and is backed by an offense that’s capable of providing run support for wins. There’s some ERA risk for a young pitcher who calls a hitter-friendly park , Yankee Stadium, home, but he’s a high-upside SP5/SP6 option who’s being grossly undervalued as SP107 with an ADP of 287.0.

2. Ian Anderson (ATL)
Anderson was awesome last year. He spun a 1.95 ERA, 3.82 SIERA, 1.08 WHIP, 11.0 BB%, 23.8 K%, and 11.9 SwStr% in six regular-season starts totaling 32.1 innings. He was even more dominant with a 0.96 ERA, 3.84 SIERA, 1.13 WHIP, 13.0 BB%, and 31.2 K% in four postseason starts spanning 18.2 innings. Anderson’s walk rate was high, but MLB Pipeline grades his control as average with a 50 on the 20-to-80 scale.

Anderson did a masterful job of avoiding well-hit balls. He allowed only one barrel on 81 batted-ball events, according to Baseball Savant . Anderson also missed lumber entirely at quality rates with a 14.3 SwStr% on his curve and 18.9 SwStr% on his changeup. The 22-year-old’s ability to coax poor contact and strike hitters out should assuage concerns above his high walk rates. Add in the potential for closing the gap between his below-average control and his average control scouting grade, and Anderson makes for an exciting SP3/SP4 option for gamers.

1. Sixto Sanchez (MIA)
Sanchez’s 3.46 ERA and 4.18 SIERA both were a bit higher than Anderson’s marks. Still, he narrowly edges out his NL East foe for the top spot in these rankings. He has better control and an electric arsenal of his own. MLB Pipeline grades his control as a 60, and he walked only 7.0% of the batters he faced last year, well below the league average of 9.2 BB%.

Sanchez’s 20.9 K% is also lower than Anderson’s mark, but the former has a higher swinging-strike percentage (12.8%). The 22-year-old’s changeup is his put-away pitch with an 18.3 SwStr% and a 65 grade from MLB Pipeline, but it’s his blistering fastball that earned the highest grade from MLB Pipeline with a 70. He throws both a sinker and a four-seam fastball, and they’re upper-90s offerings. A repeat of last year’s work would make him a solid SP3, but he’s just scratching the surface and has upside for more.


Suscribir: Apple Podcasts | Spotify | Google Podcasts | Stitcher | SoundCloud | iHeartRadio

Beyond our fantasy baseball content, be sure to check out our award-winning slate of Fantasy Baseball Tools as you navigate your season. From our Trade Analyzer – which allows you to instantly find out if a trade offer benefits you or your opponent – to our Waiver Wire Assistant – which allows you to quickly see which available players will improve your team, and by how much – we’ve got you covered this fantasy baseball season.

Josh Shepardson is a featured writer at FantasyPros. For more from Josh, check out his archive and follow him @BChad50 .


Confederate Losses Amounted to 27 Killed and More Than 100 Wounded.

Wood splinters and shrapnel fly as the USS Westfield is scuttled to prevent her capture by Confederate forces.

It was now after 7 am. The end of the three-hour truce period was approaching and still no word had come from Renshaw. The Federal commander, whose flagship, Westfield, had run aground near Pelican Island at the beginning of the engagement, apparently was panic-stricken. He refused to surrender his vessels, but rather than order continued resistance to the Southern forces, Rendshaw instructed Law to order the commanders of the remaining Union warships to attempt to escape as best they could. Against the remonstration of his own officers, Renshaw ordered his crew to board the nearby transports Mary Boardman y Saxon, and laid a fuse to the magazine, intending to blow up his flagship. Once the crew and their belongings were safely aboard the transports, Renshaw poured turpentine over the deck and lit the fuse. As he descended the ladder into his gig, Westfield exploded in a thunderous blast, killing Renshaw, three other officers, and the entire crew in the waiting boat.

While the Federal commander was suicidally destroying his flagship, Law had proceeded down the channel toward the wharves, informing the commanders of the four remaining warships, the schooners Velocity y Corypheus and the screw steamers Líder de la tribu y Owasco, that they must escape or destroy their vessels. Lubbock, still awaiting Renshaw’s response to his surrender demand, hurriedly rowed out to confer with Law and ascertain why the Westfield had exploded. Even while the two men spoke, the Clifton was getting underway. Angrily, Lubbock accused Law of a breach of faith and returned to his boat. Along the wharves, Confederate officers watched in growing astonishment as all the Federal vessels, white flags still flying from their mastheads, began running for the bar.

Southern artillery crews unlimbered their guns and, with some hesitation because of the white flags, opened fire on the fleeing vessels in an attempt to prevent their escape. Smith dashed aboard the John F. Carr at the 27th Street wharf and, calling for volunteer sharpshooters, ordered the tender in pursuit. Even at full throttle, however, the little steamer was unable to catch the Union warships before they had crossed the bar. With the rough waves of the Gulf breaking over the John F. Carr’s fragile bow, Smith abandoned the chase and returned to the city. He was consoled somewhat by capturing and towing back with him the Federal coal bark Elias. It had been six hours since Magruder had jerked the lanyard of the center artillery piece to signal the beginning of the Confederate attack.

The retaking of Galveston was not without a price. Confederate losses amounted to 27 killed and more than 100 wounded. los Neptuno sank into the mud off 32nd Street as a result of her collision with the Harriet Lane, y el Bayou City was badly damaged. Federal forces counted five fatalities and 12 wounded on board the Harriet Lane. The remaining crewmembers were taken prisoner. Owasco sustained 16 casualties, and 12 crewmen had died in the premature explosion of the Westfield.

Harriet Lane would be repaired and later enter Confederate service as the CSS Harriet Lane, while the guns from Westfield were salvaged and employed in the defenses of the city. Galveston, although blockaded, would remain in Southern hands until the very end, becoming the major port of supply for the beleaguered Confederate forces west of the Mississippi. In addition to becoming a safe haven for blockade runners, the recapture of Galveston denied the port to the Federals as a forward base of operations and, more importantly, protected the interior of the state from northern invasion. Through the courage and determination of the Confederate naval forces and their Horse Marines, the largest port west of New Orleans had been returned to the Southern cause.

Comentarios

There was one error in the opening of this story. The men in gray in Texas at the beginning of the war did not rush to Virginia. In fact only three Texas Units with Hampton’s Legion and a Georgia unit with the three made Hood’s Texas Brigade. Walker’s Texas Division stayed for the most part of the war in the Trans-Mississippi Dept. A number of dis-mounted Texas Cavalry units and 2 more Infantry units would become Grandbury’s Brigade in 1864. Second Texas surrendered and exchanged would never be reformed. But with limited manpower Texa didn’t have a large number of units.

The US Revenue Cutter Harriet Lane 1857 was not Navy. The Treasury Department transferred the Revenue Cutter Service to serve as a separate service under the Navy during times of war or by Presidential direction.

All Revenue or Coast Guard Cutters stayed Cutters and never became Naval Ships and were never Maned by Naval Sailors nor commanded by Naval Officers.

There have Army and Navy Ships, Craft, and Boats maned and commanded by Coast Guardsmen.


Ver el vídeo: Drs. Jamie Flerlage, Branden Engorn, and Julia A. McMillan Discuss The Harriet Lane Handbook (Mayo 2022).